Qué es el Aprendizaje Significativo: Definición, tipos y características

Aprendizaje Significativo

Cada vez que oímos hablar de la palabra aprendizaje sabemos que inmediatamente vienen anexados términos como: conocimiento, enseñanza, interés, sentido, saber, entre otros. Sin embargo, ¿cómo se llega al conocimiento? ¿Logramos transferir al estudiante todo lo que sabemos? ¿El estudiante llega a adquirir saberes y conceptos con un sentido claro?

Aquí es el momento en el que surgen nuestras dudas en relación con la enseñanza, es por ello que entender qué es el aprendizaje significativo y cómo se puede adecuar a la práctica, nos ayudará a aventurarnos en este mundo de cambios constantes. 

¿Qué es el aprendizaje significativo?

El aprendizaje significativo está intrínsecamente unido al proceso de vinculación de información nueva con los conocimientos previos que una persona posee. En este sentido, el estudiante va a adquirir nuevas experiencias, recuerdos y saberes, los cuales van a ser relacionados o condicionados por antiguos conocimientos que ya trae consigo. De esta manera, una persona va a ir reestructurando, asimilando e integrando esa información reciente, creando estructuras cognitivas que se añadan a los saberes existentes.

Con esta teoría, creada y difundida por el pedagogo y psicólogo David Ausubel,  se quiere demostrar que el aprendizaje va mucho más allá de un simple cambio de conducta, de memorizar conocimientos o aprender sin un sentido. El aprendizaje significativo tiene en cuenta las experiencias previas de un estudiante, además de la organización de saberes en estructuras que permanezcan en interacción con vivencias más antiguas.

Características del aprendizaje significativo

Una de las principales características de este aprendizaje es el hecho de tener en cuenta a los estudiantes, sus conocimientos previos, el proceso de desarrollo y el entorno que los rodea. Las personas somos como esponjas que absorbemos vivencias, las cuales van a ser relacionadas con otros conceptos anteriores. Dicho esto, es de suma importancia para esta teoría ir uniendo el conocimiento como piezas, consiguiendo así un aprendizaje duradero y a largo plazo.

Siguiendo con esta línea, el aprendizaje significativo va a tener que estar bien presentado, de forma clara y ordenada y, ser coherente. Así, construyendo cada concepto nuevo —y creando una red con los conceptos viejos— es que el estudiante podrá adquirir un aprendizaje difícil de olvidar.

Otras características de este aprendizaje:

  • Es un modelo en que se involucran procesos culturales, personales y sociales.
  • Los conceptos no se enseñan de forma repetitiva o con técnicas memorísticas.
  • Los aprendizajes quedan guardados en la memoria a largo plazo.
  • Los estudiantes podrán sentirse más motivados y con interés por aprender en un feedback con el docente.
  • Se fomenta la participación activa y el aprendizaje libre.

Tipos de aprendizaje significativos

Entre los tipos de aprendizaje significativo que Ausubel propone en su teoría, podremos encontrar los siguientes:

Aprendizaje de representaciones.

Este tipo de aprendizaje se relaciona con el significado que una persona le otorga a determinado objeto o símbolo. Es la forma de aprender más elemental y concreta, asociada a los símbolos y a lo que representan estos símbolos. En otras palabras, es conectar un símbolo con una idea concreta, a través de representaciones.

Un claro ejemplo de esto: al ver el objeto “mesa”, asociarlo con la palabra “mesa”.

Aprendizaje de conceptos.

Esta forma de adquirir conocimiento está ligada al anterior tipo de aprendizaje, puesto que se apoya en él. En este caso, la diferencia principal con el anterior tipo reside en el hecho de asociar un símbolo a una idea abstracta —en lugar de concreta como en las representaciones.

De esta manera, el aprendizaje por conceptos va a apoyarse en una idea más personal, que solo nosotros vivimos y conocemos.

Por ejemplo:  Al ver dos objetos distintos y ya tener interiorizado que uno es una mesa y otro es distinto a una mesa podremos distinguirlos mucho más fácil y rápido, debido a la idea concreta y previa que traemos.

Aprendizaje de posiciones.

Esta última forma de aprendizaje va a complementarse con las estructuras anteriores, combinando ideas y creando distintas significaciones. Sin embargo, para poder relacionar y constituir un aprendizaje de este tipo se requerirán de estructuras más sólidas y complejas.

El aprendizaje de posiciones es el más elevado, ya que involucra no sólo los dos tipos anteriores, sino también a la consciencia, la voluntad y el esfuerzo. Es por ello que relacionando la estructura cognitiva ya establecida, podremos combinar varias frases que luego se conectarán con conceptos aislados para poder entender el nuevo aprendizaje por proposición.

Ejemplo: El Ministerio de Educación (Minedu) es un órgano del Gobierno Nacional de Perú, el cual se encarga de dirigir, resolver, articular y establecer criterios en relación a los lineamientos que imparte la política de Estado.

Modelo de aprendizaje significativo

Ahora bien, ¿cómo llevamos esta forma de enseñar a la práctica educativa? Son numerosas las formas de transmitir conocimientos a los estudiantes teniendo en cuenta esta teoría de tipo constructivista. A continuación te dejamos una lista con algunos puntos claves:

Tener en cuenta los conocimientos previos de los estudiantes

Como primera medida, y como venimos diciendo con anterioridad, siempre será fundamental prestar atención a los conocimientos que ya traen los estudiantes, a las vivencias que tienen, a sus saberes y experiencias.

Ayudar a que el estudiante pueda relacionar el conocimiento

En la práctica educativa, será primordial que el docente brinde herramientas que contribuyan con esta teoría, consiguiendo que los estudiantes relacionen conocimientos, los enlacen con sus ideas previas y construyan un aprendizaje significativo.

Otorgar material significativo en relación al contexto

Brindar espacios en donde los estudiantes puedan aprender en relación a su cultura, su contexto social y situaciones reales, va a contribuir a adquirir aprendizajes con sentido y con un significado concreto. Asimismo, estos conocimientos, una vez asimilados y acomodados —reestructurados— van a poder ser aplicados en distintos contextos y escenarios reales.

Permitir la retroalimentación con los estudiantes

Este tipo de aprendizajes va a permitir una retroalimentación en la que, para conocer qué saberes previos tiene el estudiante, el docente tiene que conseguir un ida y vuelta que actúe como un ensamblaje de nuevos datos significativos. Esto da como resultado conocimientos en donde el emisor envía una respuesta y el receptor devuelve otra, evitando las transferencias unidireccionales que solo permiten aprendizajes memorísticos (difíciles de recordar a largo plazo).

Crear un clima de participación activa

Será fundamental proporcionar herramientas y espacios para que el estudiante se involucre activamente con la forma de aprender, que opine, pueda debatir y que consiga intercambiar conocimientos con sus compañeros. Esta forma de trabajo fomentará el interés del alumno, su estimulación y su pensamiento crítico.

Índice
    carlos bustamante

    Carlos Bustamente

    Especialista en educación y director de colegios nacionales. Docente con más de 20 años de enseñanza en aula. Tengo una maestría en educación y siento que mi deber es explicar en términos sencillos los temas educativos para beneficio de todos mi colegas y el público en general.

    Artículos relacionados

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir