¿Cómo desarrollar la creatividad en el aula?

Cómo desarrollar la creatividad en el aula

Una de las tareas importantes del maestro en la educación, ya sea en la primera infancia o en las etapas subsecuentes, es la de crear un ambiente propicio para el desarrollo de la actividad creativa del alumno. Esto puede manifiestarse en el juego espontáneo o inspirado, la actividad gráfica, verbal, musical y, por supuesto, de movimiento. Cuidar el desarrollo de la creatividad, por su arraigo en la práctica educativa, parece ser una tarea importante de la escuela y uno de los desafíos más urgentes del maestro moderno.

Y es que una de las principales actividades del profesor es guiar y permitir al alumno al experimentar con diversas materias, objetos e información, que de esta forma aprenda y compare, busque y profundice en las profundidades del conocimiento.

Índice

Sobre la creatividad

Debemos comenzar dejando en claro lo que entendemos por creatividad (del latín creatus, que significa creativo o creación). Se trata de un proceso mental que implica la formación de nuevas ideas o asociaciones, conexiones con conceptos existentes.

El pensamiento creativo es el pensamiento que conduce a soluciones originales y útiles. Una definición alternativa, más cotidiana de creatividad, es que es simplemente la capacidad de crear algo nuevo.

La creatividad también se ha entendido a lo largo de la historia como la capacidad de lidiar de manera efectiva y no convencional con diversas tareas, que van desde resolver problemas muy simples hasta resolver problemas muy complicados.

Las personas creativas son, por lo tanto, aquellos individuos que pueden usar sus habilidades y conocimientos en la práctica de la vida cotidiana, superando las dificultades ordinarias resultantes de la aparición de déficits específicos, por ejemplo, cómo cortar pan sin un cuchillo o cómo dibujar una línea recta sin una regla; entre otros muchos problemas con los que frecuentemente nos encontramos en el día a día.

Un maestro es una persona que en la educación de la primera infancia tiene una influencia muy fuerte en el desarrollo posterior de la creatividad de un niño que viene a la escuela.

Es él o ella quien decide sobre la selección de métodos y la forma de implementación del plan de estudios básico. El sistema de evaluación utilizado, incluido el informal, depende en gran medida de él. Es por esto que el maestro es responsable de crear una atmósfera en el aula que pueda fomentar o inhibir el desarrollo de una actitud creativa. Finalmente, es un modelo que los estudiantes observan todos los días.

Los estudiantes creativos: ¿A qué nos referimos?

La actividad creativa del estudiante resulta de un estilo específico de pensar y sentir, una forma específica de funcionamiento de la imaginación y actitudes y comportamientos específicos. En la literatura sobre el tema, se indica con mayor frecuencia que las personas creativas se caracterizan por:

  • fluidez, flexibilidad de pensamiento (visión multifacética de la realidad, tendencia a adivinar y especular, curiosidad)
  • enfoque no estándar de las tareas (percibir problemas donde otros no los ven; la capacidad de generar muchas soluciones diferentes a la misma dificultad)
  • cuestionamiento, actitud crítica hacia opiniones comunes y patrones de funcionamiento
  • esforzarse por mejorar las cosas, los procesos, las actividades
  • no conformidad (independencia de los tribunales, coraje para presentar diferentes puntos de vista)
  • la necesidad de experimentar la diversidad y el amor resultante por la novedad
  • apertura a la crítica constructiva
  • dinámica, actividad
  • Alta motivación y perseverancia, consistencia en la superación de dificultades y llevar las tareas iniciadas hasta el final

Las cualidades enumeradas anteriormente no son constantes, de una vez por todas cualidades dadas al individuo. Por el contrario, son dinámicos y susceptibles de conformarse. La creatividad se puede aprender. En condiciones favorables, gracias a las influencias ambientales apropiadas, las competencias creativas pueden despertarse, estimularse y desarrollarse en el hombre. Desafortunadamente, la creatividad también se puede perder. En circunstancias adversas, como resultado de influencias ambientales inapropiadas, el potencial creativo de un individuo puede verse limitado o incluso bloqueado.

Métodos para desarrollar la creatividad en el aula

Un excelente método de desarrollar la creatividad en el aula es introducir discusiones grupales: gracias a esto, los estudiantes aprenderán a cooperar, articular sus pensamientos, discusiones, no argumentos.

La lluvia de ideas también es una buena manera de discutir un problema: todos tienen la oportunidad de hablar sobre el tema. Las ideas de algunos convierten a otros en acción y pensamiento creativo.

Además, un mapa mental o árbol de diagrama puede ser una excelente idea; es decir, tipos especiales de toma de notas que aumentan la creatividad y facilitan la memorización, ayudando a activar la intuición (gracias al uso de la cooperación sinérgica de ambos hemisferios cerebrales).

Para los estudiantes más jóvenes, las canciones infantiles pueden ayudar. De esta forma aumentarán la atención de los estudiantes, además de que el aprendizaje se llevará a cabo a través del juego (aprendizaje lúdico).

Creatividad y tolerancia

Las personas creativas son tolerantes y abiertas a las manifestaciones de lo que no es estándar en la realidad. En lugar de condenar la "extrañeza", se centran en explicarlas y tratar de entenderlas. Lo que fomenta tal apertura es la perspectiva más amplia posible de las experiencias de los estudiantes. Proporcionar una variedad de estímulos e impresiones por parte de la escuela y enfatizar la complejidad del entorno permite no solo modelar la actitud de respeto hacia la diversidad, sino que también proporciona inspiración adicional al resolver problemas (la diversidad de perspectivas sobre un tema determinado conduce a ideas no convencionales).

Formación diaria del pensamiento creativo

Un elemento importante para fortalecer la actitud creativa es la implementación de la capacitación en pensamiento creativo no como clases adicionales, como suele ser el caso en las escuelas, sino como un modelo permanente de educación.

El uso de técnicas que estimulen la creatividad debe tener lugar dentro de cada asignatura como una perspectiva universal sobre la implementación del plan de estudios básico. Solo un enfoque global de este tipo permitirá la implementación y consolidación de una actitud creativa como una forma de pensar y vivir, y no solo una técnica para realizar ejercicios. Este propósito debería basarse en:

  • desarrollar el pensamiento interrogativo (actividades que se enfoquen en cuestionar)
  • mejorar el pensamiento asociativo (actividades que se enfoquen en relacionar)
  • fortalecer el pensamiento problemático (actividades que se enfoquen en fortalecer)
carlos bustamante

Carlos Bustamente

Periodista y docente de educación secundaria con 15 años de experiencia. Tengo una maestría en educación y siento que mi deber es explicar en términos sencillos los temas educativos para beneficio de todos mi colegas y el público en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir