La importancia del aprendizaje lúdico en la educación infantil

La importancia del aprendizaje lúdico en la educación infantil

El aprendizaje lúdico mejora todos los aspectos del desarrollo de los niños. Es la ventana de un niño al mundo. El juego, ligado estrechamente al aprendizaje lúdico, es tan importante que su importancia en la vida de los niños ha sido reconocida por las Naciones Unidas como un derecho específico, junto y a diferencia del derecho del niño al descanso.

Índice

La naturaleza cambiante del juego infantil en el aprendizaje lúdico

El entorno físico y social en el que se desarrollan los niños ha cambiado en las últimas décadas. Cada vez con menos frecuencia, los niños tienen períodos de tiempo largos y sin interrupciones que pueden dedicar a jugar en interiores o al aire libre, solos o con amigos.

Diversión y alfabetización

La investigación científica muestra claramente que existe una estrecha relación entre el juego simbólico y el desarrollo de la alfabetización. También hay pruebas sólidas de que más oportunidades para el juego simbólico rico pueden tener un impacto positivo en el desarrollo de la alfabetización.

Los juegos de simulación con compañeros involucran a los niños en el mismo tipo de pensamiento representacional que se necesita en las primeras etapas de la lectura y la escritura. En sus juegos de simulación, los niños desarrollan historias complejas. Comienzan a combinar objetos, eventos y lenguaje en combinaciones y secuencias narrativas. Crean un lenguaje que corresponde a diferentes perspectivas y roles.

¿En qué consiste el aprendizaje lúdico?

El juego permite el desarrollo multilateral del niño. Da forma a los cimientos de las habilidades intelectuales, sociales, físicas y emocionales necesarias para el éxito en la escuela y en la vida. El juego allana el camino para el aprendizaje.

Por ejemplo, construir con bloques y jugar con agua y arena sienta las bases para el pensamiento matemático lógico, el razonamiento científico y la resolución de problemas mentales.

Las peleas desarrollan el autocontrol social y emocional y pueden ser particularmente importantes en el desarrollo de la competencia social en los niños. El juego desarrolla la creatividad y la flexibilidad de pensamiento. No hay formas correctas o incorrectas de hacer algo. Hay muchas posibilidades en juego. De esta forma, una silla puede ser un coche o un barco, una casa o una cama.

El juego de simulación desarrolla la capacidad de comunicarse y llevar a cabo una conversación, la capacidad de esperar su turno, adoptar la perspectiva de alguien y resolver problemas socialmente: persuadir, negociar, ceder y cooperar. Requiere habilidades de comunicación complejas: los niños deben ser capaces de transmitir y comprender el mensaje "esto es divertido".

Así, a medida que desarrollan sus habilidades en el juego de simulación, comienzan a comunicarse en muchos niveles simultáneamente, convirtiéndose en actores, directores, narradores y espectadores, entrando y saliendo de una variedad de roles.

Mientras juegan, los niños aprenden a conectar sus conceptos, impresiones y sentimientos intuitivos con experiencias y puntos de vista. Crean conceptos sobre su mundo y los comparten con otros. Junto con sus compañeros, crean la cultura y el mundo social. El juego permite a los niños encontrar significado, y a veces no encontrar sentido, en sus experiencias y descubrir la alegría y la intimidad de la amistad. Si el curso del juego está determinado por el niño, conduce a un sentido de competencia y confianza en sí mismo.

El juego y los procesos de aprendizaje se simulan entre sí en la primera infancia: hay dimensiones de aprendizaje en el juego y dimensiones del juego en el aprendizaje.

Hay formas obvias y sutiles de aprendizaje en el juego. Por ejemplo, jugar al aire libre obviamente contribuye al desarrollo físico de los niños. Menos obvio es el aprendizaje que ocurre cuando los niños ponen a prueba su fuerza, interna y externa. ¿Qué tan alto puedo subir? ¿Por qué mi corazón late tan fuerte cuando corro? ¿Soy lo suficientemente valiente como para saltar de esta plataforma?

Si bien el aprendizaje basado en el juego; es decir, el aprendizaje lúdico es efectivo, también es aleatorio, algo así como un efecto secundario, al menos desde la perspectiva de un niño. Un niño pequeño que está preocupado por establecer una torre de bloques no está necesariamente motivado por la necesidad o incluso el deseo de aprender las reglas que rigen las estructuras físicas estables, aunque esto puede ser fascinante; este aprendizaje es un subproducto de su juego, y en términos generales, no es su objetivo.

El valor de la diversión al aire libre

El contacto con la naturaleza tiene un efecto positivo en el bienestar físico y mental de los niños. Los padres y los proveedores de educación de la primera infancia deben diseñar entornos de juego al aire libre con el mismo cuidado y atención que prestan a la disposición de las habitaciones.

El paisaje natural bajo el cielo abierto generalmente proporciona:

  • experiencias ricas y variadas que afectan a muchos sentidos
  • oportunidades para el juego ruidoso, violento, dinámico y físicamente activo
  • oportunidades para asumir los desafíos físicos y los riesgos que son inherentes al valor del juego
  • superficies irregulares y desiguales, que brindan oportunidades para el desarrollo de la fuerza física, el equilibrio y la coordinación
  • Elementos naturales y piezas que los niños pueden combinar, manipular y adaptar a sus propias necesidades.

Empoderar a los niños para que jueguen

Los niños pequeños necesitan un equilibrio de diferentes oportunidades para diferentes tipos de juego, tanto en interiores como en exteriores. Necesitan el apoyo de adultos y padres conocedores que puedan tomar las siguientes medidas:

  • Deje largos períodos de tiempo ininterrumpidos (mínimo 45-60 minutos) disponibles para los niños para el juego espontáneo y no dirigido.
  • Proporcionan una variedad de materiales estimulantes para tomar diferentes tipos de juego: bloques de construcción y juguetes para el desarrollo mental, arena, barro, agua, arcilla, pintura y otros materiales, cuyo uso final depende completamente del niño; disfraces y accesorios que permitan la diversión "fingida"; pelotas, aros, áreas de escalada y espacios abiertos para el juego desarrollando la motricidad fina.
  • -Proporcionan objetos para jugar, tanto en interiores como en exteriores, y animan a los niños a transformar el entorno que apoya su juego.
  • Tienen en cuenta las oportunidades para asumir desafíos y riesgos apropiados para la edad en juego.
  • Asegurar que todos los niños tengan acceso a oportunidades de juego y estén incluidos en el juego.
  • Permiten que los niños jueguen persiguiendo los propios objetivos de los niños.
  • Juegan con los niños en sus términos, bajando por el tobogán de vez en cuando o poniéndose un sombrero y participando en un juego de "fingir".
carlos bustamante

Carlos Bustamente

Periodista y docente de educación secundaria con 15 años de experiencia. Tengo una maestría en educación y siento que mi deber es explicar en términos sencillos los temas educativos para beneficio de todos mi colegas y el público en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir