¿Qué son las rúbricas de evaluación docente del MINEDU?

Qué son las rúbricas de evaluación docente del MINEDU

Dentro del proceso de enseñanza y aprendizaje que se desarrolla en los diferentes espacios donde interactúan, los docentes cuentan con una herramienta que les permite valorar el desempeño de sus estudiantes: Las rubricas.

¿Qué son las rúbricas de evaluación docente?

Son instrumentos que se utilizan como guías para evaluar los procesos de aprendizaje de sus estudiantes en el aula, entendida esta como los diferentes espacios donde interactúan, como el salón de clase, el patio, laboratorio de cómputo, el lugar visitado durante un trabajo de campo...

¿Qué desempeño se evalúan con las rúbricas de evaluación docente?

Cinco son los desempeños evaluados con las rúbricas:

Involucra activamente a los estudiantes en el proceso de aprendizaje.

Promueve el interés de los estudiantes por las actividades propuestas y les ayuda a ser conscientes del sentido, importancia o utilidad de lo que se aprende.

Evalúa el progreso de los aprendizajes para retroalimentar a los estudiantes y adecuar su enseñanza.

Acompaña el proceso de aprendizaje de los estudiantes, monitoreando sus avances y dificultades en el logro de los aprendizajes esperados en la sesión y, a partir de esto, les brinda retroalimentación formativa y/o adecúa las actividades de la sesión a las necesidades de aprendizaje identificadas.

Regula positivamente el comportamiento de los estudiantes.

Las expectativas de comportamiento o normas de convivencia son claras para los estudiantes. El docente previene el comportamiento inapropiado o lo redirige eficazmente a través de mecanismos formativos que promueven la autorregulación y el buen comportamiento; y permiten que la sesión se desarrolle sin mayores contratiempos.

Promueve el razonamiento, la creatividad y/o el pensamiento crítico.

Propone actividades de aprendizaje y establece interacciones pedagógicas que estimulan la formulación creativa de ideas o productos propios, la comprensión de principios, el establecimiento de relaciones conceptuales o el desarrollo de estrategias.

Propicia un ambiente de respeto y proximidad.

Se comunica de manera respetuosa con los estudiantes y les transmite calidez o cordialidad dentro del aula. Además, está atento y es sensible a sus necesidades afectivas o físicas, identificándolas y respondiendo a ellas con comprensión y empatía.

¿Cómo están estructuradas las rúbricas de evaluación docente?

Cada uno de los cinco desempeños antes mencionados se valora empleando una rúbrica o pauta que permite ubicar al docente evaluado en uno de los cuatro niveles de logro siguientes:

  • Nivel I (muy deficiente)
  • Nivel II (en proceso)
  • Nivel III (suficiente)
  • Nivel IV (destacado).

¿Cómo se aplica las rúbricas de evaluación docente?

El encargado de aplicar las rúbricas debe realizar los siguientes pasos:

Prepararse para la observación

  • Revise atentamente las rúbricas y practique.
  • Informe al docente y a sus estudiantes.
  • Programe el tiempo necesario

Realizar la observación

  • Ubíquese a un lado en el aula y mantenga silencio sin intervenir
  • Tome notas detalladas sobre las conductas observadas en el aula por parte del docente.

Calificar la observación

  • Califique lo más pronto posible
  • Analice cada rúbrica de derecha a izquierda
  • Trate de ser lo más objetivo posible
  • Aplique cada rúbrica por separado
  • Califique cada sesión de forma independiente.

¿Qué se considera ejemplo de conductas observadas y qué no?

Los siguientes ejemplos muestran que se considera y que no se considera conductas observadas por parte del docente en aula.

Son ejemplos de conductas observadas:

  • Se agacha y se coloca a la altura de los niños cuando les habla y establece contacto visual con ellos.
  • Al referirse a los estudiantes, les dice: “mis niños”, “mis queridos huambrillos”.
  • De un total de dieciséis estudiantes en el aula, doce están realizando la actividad de aprendizaje (discutir en parejas sobre sus alimentos preferidos) con afán, dos están jugando con una pelota pequeña en la parte posterior y uno está echado sobre la carpeta.

No son conductas observadas:

  • Muestra una buena disposición para escuchar a los niños.
  • Ha establecido un buen vínculo afectivo con los estudiantes, lo cual se evidencia en su trato hacia ellos.
  • Alcanza el nivel III en involucramiento a los estudiantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir