¿Qué es aprendizaje cooperativo y ejemplos?

Qué es aprendizaje cooperativo y ejemplos

El aprendizaje cooperativo es un modelo constructivo que tiene como intención fomentar el trabajo en equipo, la responsabilidad y cumplimiento de metas mediante el análisis de un tema común.

¿De qué trata el aprendizaje cooperativo?

Una de las metas de los docentes es contribuir en el correcto desarrollo de los estudiantes. De este modo, el aprendizaje cooperativo trata de desarrollar habilidades de trabajo en equipo en los alumnos. Adicionalmente, los alumnos desarrollan habilidades como el liderazgo, sentido del deber, responsabilidad y compañerismo.

También se debe tomar en cuenta que, para considerarse un aprendizaje cooperativo, se deben cumplir con ciertos requisitos a la hora de poner en práctica:

  1. Principalmente, el aprendizaje cooperativo solamente se podrá llevar a cabo en un grupo.
  2. Dicho grupo debe estar orientado a cumplir una meta en particular. Lo que se quiere al implementar este método, es que los alumnos comprendan que cada integrante es responsable de una tarea importante. Además, se les debe explicar que esto los llevará a culminar la evaluación en un todo.
  3. De este modo, el docente asume la responsabilidad de la actividad, guiando a los alumnos de manera lógica hacia el desenlace de la actividad que sería la evaluación.

Diferencias entre el aprendizaje cooperativo y colaborativo

Aunque pueden parecer exactamente lo mismo, el aprendizaje cooperativo y colaborativo no son idénticos. Si bien ambos comparten el trabajar en grupo, la dinámica de ambos se desarrolla de manera diferente.

A continuación, se mencionan las diferencias más notables entre el aprendizaje cooperativo y colaborativo:

En el aprendizaje cooperativo, el docente es quien asigna los grupos y las tareas a realizar. Mientras que, en el colaborativo, los alumnos son los que forman grupos y dividen responsabilidades.

El aprendizaje cooperativo trabaja la actividad en un grupo como un colectivo unitario que debe lograr una meta, mientras que, en el aprendizaje colaborativo, cada individuo es importante y tiene un rol que desempeñar para lograr un objetivo con su grupo.

Aunque en ambos se debe socializar, en el aprendizaje cooperativo, las habilidades sociales se reducen a comunicar la información que ya se les fue otorgada por el docente. Mientras que, en el aprendizaje colaborativo, las habilidades sociales son aquellas que los ayudarán a encontrar la información necesaria para culminar la actividad.

Aprendizaje cooperativo en el aula

Partiendo de que una actividad cooperativa se establece en grupo y que el docente puede marcar la duración de esta y los temas a tratar, nos encontramos con que el aprendizaje cooperativo puede emplearse en cualquier material y en cualquier institución.

De este modo, también se debe entender que el rol del docente es fundamental, puesto que, una vez organizados los grupos, el docente debe circular entre los grupos y escuchar para así atender las necesidades e ir tomando nota del desarrollo de los alumnos.

Por consiguiente, el mecanismo de evaluación puede volverse mucho más complejo y en algunos casos, el docente puede pedir a uno o dos alumnos que le ayuden a evaluar al resto de grupos.

El fin de esta observación es llevar a cabo una evaluación grupal e individual de cada alumno. A continuación, se mencionan los detalles que el docente debe observar:

  1.       Trabajo en equipo.
  2.       Desarrollo de ideas.
  3.       Si todos los alumnos cooperan entre sí.
  4.       Quien guía al equipo o asume el puesto de líder.
  5.       Método usado en la organización de tareas asignadas.
  6.       Desarrollo en clase.
  7.       Aprendizaje cooperativo en niños

El aprendizaje cooperativo es un método de enseñanza que implica que los estudiantes trabajen juntos en pequeños grupos, donde cada miembro tiene un papel específico. A menudo se emplea en las aulas para ayudar a los estudiantes a aprender de manera más efectiva.

Modelos de aprendizaje cooperativo

Se ha encontrado que el aprendizaje cooperativo puede mejorar el rendimiento académico de los estudiantes y aumentar sus habilidades sociales. Los beneficios del aprendizaje cooperativo son diversos y se pueden aplicar a cualquier tema o grupo de edad.

El aprendizaje cooperativo en niños de primaria se emplea a través del modelo constructivo donde el niño debe aprender a socializar y llevar tareas a cabo en conjunto. Sin embargo, y, a diferencia de los alumnos más grandes, con los que se pueden utilizar varios de los tipos de aprendizaje cooperativo, con los alumnos infantiles se debe mantener el protagonismo y la dinámica enfocada en ellos.

El modelo constructivo brinda a los estudiantes oportunidades para desarrollar habilidades sociales. Además, brinda las primeras herramientas de comprensión y de cómo trabajar con otros en el contexto de un entorno limitado. Los tipos más frecuentes de aprendizaje cooperativo son el andamiaje, la lectura coral y la instrucción entre pares.

De esta manera, se presentan varias estrategias para emplear un buen ambiente de aprendizaje cooperativo.

Aprendizaje cooperativo basado en andamiaje cognitivo

Este es un tipo de modelo de aprendizaje que se basa en la idea del andamiaje cognitivo. El andamiaje cognitivo es un proceso en el que el conocimiento, las habilidades y la comprensión actuales de un individuo se construyen a medida que se les presenta nueva información.

En este modelo, los niños trabajan juntos para tratar de resolver problemas o completar tareas. Usan las fortalezas de los otros niños para ayudarlos a aprender y superar sus propias debilidades.

Aprendizaje cooperativo basado en lectura coral

La lectura coral es un modelo de aprendizaje que se utiliza para ayudar a los niños a aprender a leer. Implica que los estudiantes trabajen juntos en grupos y lean juntos en voz alta.

Este método se basa en la idea de que los niños pueden aprender de manera más efectiva cuando pueden escucharse a sí mismos, leer y escuchar a otros leer. Se ha demostrado que esta técnica es eficaz para mejorar las habilidades de lectura, la comprensión y el desarrollo del vocabulario.

La lectura coral se puede usar con una variedad de grupos de edad y se ha encontrado que es efectiva tanto con niños más pequeños que recién están aprendiendo a leer como con niños mayores que necesitan ayuda con su fluidez.

Aprendizaje cooperativo basado en instrucción entre pares

La instrucción entre pares es un modelo de aprendizaje que implica que los alumnos trabajen juntos para resolver problemas y responder preguntas. La instrucción entre pares se puede utilizar en el salón de clases o en tutorías individuales.

Los métodos de instrucción entre pares a menudo se combinan con el uso de tecnologías que permiten a los estudiantes trabajar juntos. Con la instrucción entre pares, hay un cambio de la enseñanza dirigida por el maestro hacia el aprendizaje colaborativo de los estudiantes a través de la discusión.

Esto permite interacciones más diversas entre estudiantes y profesores. Así como más tiempo para que los estudiantes discutan lo que han aprendido, escriban sus pensamientos sin interrupciones o resuelvan problemas juntos.

Además de las estrategias que aumentan el tiempo de colaboración de los estudiantes en clase, los maestros pueden también usar estrategias de instrucción entre compañeros para crear rutas de aprendizaje individualizadas para los estudiantes que necesitan más apoyo del que se puede ofrecer en grupos más pequeños.

Estrategias de aprendizaje cooperativo

Una de las principales estrategias para introducir el aprendizaje cooperativo en infantes, es el iniciar por parejas en lugar de grupos.

De esta manera se realizan actividades simples que requieren la interacción de ambos niños, como lo son los juegos de roles, donde se utilizan a menudo en las clases de oratoria y actuación para enseñar la técnica.

La idea es que si practicas lo que dirás cuando conozcas a alguien nuevo o tengas una conversación en particular, te será más fácil decir las palabras en voz alta.

Elaborar un problema y que se requiera del conocimiento de ambos para llegar a la solución. Otra alternativa es pedir a ambos niños que creen en conjunto una historia con elementos asignados por el docente.

Partiendo de estas actividades, se les enseña a los niños, no solamente a cooperar en equipo, sino que también se busca profundizar sus conocimientos acerca de sus compañeros de clase. De este modo se establece la confianza a través de la empatía y se fortalecen los lazos en un ambiente de compañerismo.

Del mismo modo, en los trabajos grupales de dos o más niños, se pueden emplear estrategias de aprendizaje cooperativo a través del juego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir